miércoles, 21 de enero de 2015

¡Involúcreme!

Estoy en un gran centro comercial. En uno de los más grandes de la Argentina. Si usted tiene un negocio en este centro comercial sabe que el alquiler de un local comercial aquí es uno de los más caros del país.

En este caso soy un comprador. Miro dentro de los locales que me atraen o que venden productos que me gusta comprar. Muchos de los locales en este centro comercial cumplen con alguno de esos dos criterios.

Las vidrieras son atractivas. Todo brilla, todo reluce. Los clientes se ven animados, casi festivos. Gente con bolsas de compras. Grandes bolsas llenas de artículos que acaban de adquirir. Caminando por el centro comercial buscando comprar todavía más.

En todo este cuadro hay algo que no encaja: son los vendedores. El centro comercial es bueno, los artículos son buenos, los clientes son buenos y están dispuestos a comprar. Pero ¡ay!: los vendedores son malos.

"¿En qué lo puedo ayudar?" "No, gracias, solamente estaba mirando."

O, si usted necesita ayuda u orientación, ocurre que los empleados están hablando de manera animada ... entre ellos. En algunos de los negocios hay una persona de seguridad con su uniforme, parado serio en la puerta, estoicamente, generalmente gruñendo. Una personalidad interesante para marcar desde el inicio el tono de su visita.

Parece que nada de esto importa. A pesar del guardia de seguridad, a pesar de los vendedores descuidados, los compradores compran igual. Yo quiero decirles a los dueños de esos negocios que si sus vendedores se involucraran con los clientes, sus ventas podrían duplicarse.

Pero muchos comerciantes parecen no haberse dado cuenta de esto todavía.

¿Cómo involucra usted a sus clientes? No digo "recibirlos", digo "involucrarlos." Es algo diferente.

Estas son las reglas para involucrar al cliente. Juzgue usted mismo:

1. Sonría. Su sonrisa le dice al cliente que él es bienvenido. ¿Sonríe usted cada vez que recibe a alguien en su negocio?

2. Sea amistoso. Es algo que sale de adentro. Es su personalidad y su actitud. También es algo que le facilita al cliente ser más abierto con usted. ¿Es usted amistoso, siempre?

3. Haga una pregunta que genere un diálogo interesante. Una pregunta que comprometa. También puede ser una frase. En una tienda puede ser "Tengo algo que es perfecto para usted." ¿Tiene usted cinco preguntas o frases preparadas para  involucrar al cliente?

4. Sea sincero. Este es un elemento de compromiso tan obvio por su ausencia como por su presencia. Si a usted no le gusta su trabajo, si a usted no le gusta su empresa, su sinceridad va a estar en cuestión, igual que sus ventas. ¿Le gusta a usted suficientemente lo que hace como para ser sincero al respecto?

5. Contacto visual. Mire a la gente a los ojos al recibirla. Hace que confíen en usted. ¿Cómo califica su contacto visual? ¿Cómo podría  mejorarlo?

6. Conocimiento del producto o servicio que usted vende. Para involucrar a un cliente esto es fundamental. ¿Es usted un experto en lo que vende?

7. Un deseo genuino de ayudar. Este es un elemento personal. Tiene que ver con su carácter. ¿Está usted dispuesto a servir a otros?

8. Un incentivo (comisión) para vender más. Si usted sabe que hay una recompensa al final de un día exitoso, usted va a esforzarse más para ganarla. ¿Cuál es su incentivo?

9. Habilidad para contestar a las preguntas del cliente de una forma que desemboque en la venta. No basta con solamente responder las preguntas; trate de descubrir porqué las preguntan. ¿Qué tipo de respuesta da usted a las cinco preguntas más comunes que le hacen?

10. Dígame qué es lo que usted puede hacer, no me diga lo que no puede hacer. No me diga "no me queda", dígame qué otra alternativa tengo.O qué va a hacer para conseguirlo. ¿Qué tan fácil es para sus clientes comprarle?

11. ¡Pida la compra!. La mayoría de las oportunidades de venta se pierden porque los vendedores fallan en solicitar la compra. ¿Pide usted al cliente que compre, siempre?

Involucrar al cliente es uno de los aspectos más eficaces del proceso de ventas. También es uno de los menos conocidos, y menos usados. Le sugiero que adopte mi frase favorita: "A la gente le gusta comprar, pero odia que le  vendan".

El desafío para usted es dialogar con el cliente de manera que las cosas sean sencillas para él, que se entusiasme y que quiera comprarle. No importa si su negocio está en el centro comercial más importante del mundo, o si es una pequeña tienda de barrio. Preste atención a estas once reglas. Entrene a su personal en estas reglas. Y si usted es un vendedor, aprenda y domine estas once reglas.

Nunca deja de sorprenderme la forma en la que la gente en los negocios no aprovecha la oportunidad que se le ofrece cada vez que un cliente llama o entra a su negocio interesada en comprar.

En estos días complicados, el poder de involucrar al cliente puede ayudarlo a conseguir lo único que importa en su negocio: ganancias.


-----------------------------------
Curso de Capacitación
TÉCNICAS AVANZADAS DE VENTA
En Córdoba, Argentina, el martes 21 de abril de 2015.


miércoles, 14 de enero de 2015

¿Con qué frecuencia usted debería enviar correo?


La gente me viene haciendo esta pregunta desde hace 25 años.

Me lo solían preguntar acerca del correo directo. Ahora me lo preguntan acerca del correo electrónico.

Siempre respondí lo mismo:

"Escriba cada vez que tenga algo interesante que decir"

Lo cual significa que usted debe invertir mucho tiempo en pensar qué es lo que les interesa a sus clientes actuales y potenciales.

Siempre pensé eso por la frase de David Ogilvy: "Usted no puede hacer que gente aburrida le compre". Pero, ¿sabe qué? Ahora no estoy tan seguro de ello.

Un vendedor exitoso me dijo una vez que hubo una cosa que le hizo duplicar sus ganancias: comenzó a enviar mensajes de correo electrónico a su lista todos los días. Y en la actualidad, con algunas ofertas, suele enviar el mensaje varias veces en el mismo día, para recordarle a los destinatarios que la oferta está por expirar.

El correo electrónico es publicidad "uno a uno".

Procter & Gamble es, probablemente, el anunciante más fuerte de todo el mundo. Sus comerciales de detergentes son, en general, MUY aburridos. Pero ellos no dicen, "Bueno, vamos a hacer menos publicidad".

No estoy sugiriendo que usted aburra a la gente. Estoy sugiriendo que usted debería enviar más mensajes de correo, y no menos.

-----------------------------------
Curso de Capacitación
TÉCNICAS AVANZADAS DE VENTA

En Córdoba, Argentina, el martes 21 de abril de 2015.

lunes, 5 de enero de 2015

Lo que muchos profesionales de la venta saben, pero pocos hacen



Uno de los cambios más importantes en la venta durante la última década ha sido la transformación de los compradores en lo que hace a la información que manejan y el conocimiento que desarrollan (en gran parte, gracias a Internet). Los expertos estiman que el comprador actual desarrolla hasta el 85% del proceso de compra antes de llamar a un vendedor. Y llegado ese momento, el comprador podría haber decidido que usted no es su mejor alternativa.

La pregunta, entonces, es: ¿qué puede hacer usted para vender con efectividad en este contexto? Una de las cosas más importantes que usted puede hacer es formular buenas preguntas para descubrir las necesidades del comprador antes de empezar a hablar de su solución o producto. Esto hará que usted deje de vender características (conocimiento que el comprador posiblemente ya tiene) para empezar a enfocar la conversación de ventas en los beneficios para su cliente.

Un enfoque aún más productivo para conversar acerca de beneficios con el comprador es vender valor. Mientras muchos profesionales de la venta hablan de vender valor, pocos son los que saben cómo hacerlo. Vender valor significa tener éxito en identificar, cuantificar y probar el valor de su producto para su cliente. Esto lleva tiempo, porque exige que usted considere la situación desde el punto de vista del comprador: entender su negocio, sus desafíos y sus ventajas y debilidades respecto de los competidores. Una vez que usted obtiene plena comprensión del negocio de su cliente, usted debe demostrar el valor que trae a la situación del comprador la solución que usted propone.

El valor está en la mente del comprador

Primero es necesario entender que el valor es igual a los beneficios menos los costos. Primero usted tiene que pensar en las formas en las cuales el comprador puede beneficiarse con su producto. Piense tanto en beneficios que se puedan cuantificar y en beneficios "intangibles", no cuantificables. Luego tome en cuenta todos los costos en los que el cliente va a incurrir, tanto si adopta su solución como si no la adopta.

Piense acerca de la forma en lo que usted vende puede ayudar al comprador a mejorar sus ganancias, su volumen de ventas o su participación en el mercado. Esto es, por lo general, aquello en lo que primero piensan los compradores.

Otra forma en la que usted puede ayudar a su cliente a mejorar su negocio es a través de mejorar su imagen o su ventaja competitiva. El beneficio de mejorar la productividad es que el comprador podrá hacer más con menos recursos. Piense en la forma en la cual lo que usted vende permite reducir costos y mejorar la rentabilidad.

Una vez que usted haya reflexionado sobre la parte de los beneficios en la ecuación, puede empezar a pensar en el lado de los costos. El precio no es el único factor. El comprador consideran todos los aspectos del costo al tomar sus decisiones de compra, incluyendo la capacitación, los costos de cambiar de proveedor, el costo de oportunidad y otros. Usted no debe pensar que hacer un descuento sobre el precio es la mejor manera de cerrar la venta. Considere todos los costos y el modo en el que se relacionan con el valor de su solución.

La recompensa

Cuando usted invierte tiempo para vender valor más que precio o características, sus clientes desarrollan una mayor confianza en usted y sus productos. Esta confianza se traduce en una mayor disponibilidad para cerrar negocios con usted y en el establecimiento de una relación a largo plazo.

-----------------------------------
Curso de Capacitación
TÉCNICAS AVANZADAS DE VENTA
En Córdoba, Argentina, el martes 21 de abril de 2015.